¡Ningún Muro Es Lo Suficientemente Alto!

Salfit, Ribera Occidental. © Aria Fani

Aria Fani

Traducido por David Guerrero Cruz

“Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. [Y] tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.”  Articulo 13, Declaración Universal De Los Derechos Humanos.

La construcción del Muro de Berlín en 1961 no sólo cortó Alemania en dos entidades políticas, sino que también el país fue segregado cultural, social y económicamente. Se dividió a familias, enamorados y amigos. En 1987, dos años antes de su caída, el famoso presidente Ronald Reagan desafió a Mikhail Gorbachov, Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética—a ” derribar ese muro”, en un discurso pronunciado en la Puerta de Brandenburgo. Reagan comento, “Señor Gorbachov, damos la bienvenida a el cambio y honestidad, porque creemos que la libertad y la seguridad van de la mano, además de que el avance de la libertad humana sólo puede fortalecer la causa de la paz mundial “Después de haber sido reducido a un sinfín de piezas, hoy el Muro de Berlín recorre el mundo, de una exposición a otra, recordándonos la concreta realidad de un mundo marcado por la polarización política y las políticas de segregación.

Al igual que su existencia, el colapso del Muro de Berlín en ese trascendental Noviembre de 1989, también fue convertido en un símbolo perdurable, una para la tolerancia y la libertad, una caída que se celebra a nivel internacional. El tiempo puede haber erosionado en el Muro de Berlín, pero su legado persiste con más fuerza hoy. Ya no está en la Puerta de Brandenburgo, pero hay otros lugares donde las palabras de el presidente Reagan resuenan hoy: Qalandia, Belén, Jenin, Erez, Rafah, Tijuana, Nogales, Reynosa, Agua Prieta. Esta vez, sin embargo, mucho más que un llamado de “cambio y la apertura” nos ata—como estadounidenses—a  las barreras que se interponen entre Palestina e Israel, México y Estados Unidos. Estos muros están arraigados en nuestra intolerancia política, que marginan y aterrorizan a los pueblos indígenas, dividen a las comunidades, alteran los ecosistemas, alimentan la industria del miedo y destruyen la identidad de los paisajes.  Estos muros permiten las políticas y la política de segregación.

Abu Dis, Jerusalén Este, © Aria Fani

Comencemos en Palestina. Financiado por los contribuyentes de Estados Unidos, la construcción del Muro israelí comenzó hace más de una década. En su esencia, se aísla la Ribera Occidental (o West Bank) de la Palestina histórica-el Estado de Israel hoy en día, donde el veinte por ciento de la población es palestina. El muro israelí es de 450 millas de largo (una distancia que va desde San Diego a San Francisco) con una altura de 26 metros, más de dos veces mayor que el muro de Berlín. Se llama la “valla de seguridad” por parte de Israel y el “muro de segregación” por los palestinos. Las funciones del Muro Israelí mediante una infraestructura avanzada y un sistema multifacético de seguridad: torres de vigilancia, cámaras, sensores, cercas electrónicas y alambres de púas. Es importante tener en cuenta los relatos oficiales— declaraciones y opiniones políticas—tomando en cuenta las historias de los palestinos sobre la tierra sería sólo resaltar, fortalecer y extender la existencia del Muro de Israel no sólo como una barrera física, sino también como una metáfora de la segregación.

Mi plan de verano para estudiar la lengua árabe y la literatura me llevó a Palestina, donde fui testigo personal y cercanamente del impacto del Muro Israelí. El impacto inmediato del Muro ha sido en la tierra palestina, arrancando miles de árboles creando un ambiente como de prisión que desalienta y aterroriza a los lugareños e intimida a infinidad de visitantes. Por ejemplo, Qalandia, que una vez fuera un encantador pueblo cerca de Ramallah, se ha transformado en una compuesta prisión—abierta: una base militar con varias torres de vigilancia, un puesto de control equipado con puertas giratorias y escáneres de huellas digitales, un área llena de serveeces–taxis–obligados por parte de Jerusalén y ambulancias en caso de espera en los enfrentamientos entre jóvenes palestinos y el ejército israelí. Ya no es Qalandia, sino que ahora es al-maʿbar, el cruce, al-hajiz, el puesto de control.

Mujeres cruzando la frontera en Qalandia , cerca de Ramallah, Cisjordania, © Aria Fani

El muro israelí impide a miles de palestinos a que lleguen a sus lugares de trabajo, escuelas, granjas y hospitales mientras se restringe el acceso a las actividades de la vida y de la economía palestina en el Este de Jerusalén. Desde muchas partes de Abu Dis, un pueblo en el este de Jerusalén, la Cúpula de la Roca en la Vieja Ciudad es visible; a una distancia previamente cubierta en unos minutos, ahora tarda más de una hora. En Salfit, el centro de la Ribera Occidental, propiedad del Sr. Hani Amer ha sido completamente cerrada por todos los lados, la pared, cerca electrónica, y el asentamiento judío de Elkana rodean su propiedad. Ha sido completamente aislada de la aldea cercana de Masah. Durante meses, a el Sr. Amer y su familia sólo se les permitía salir de su casa dos veces al día, recientemente fueron capaces de obtener una llave de su propiedad. Recuperando su sentido del humor, puso un letrero a la entrada de su casa que dice: “Bienvenidos al Estado de Hani Amer.”

Graffiti en Belén, © Aria Fani

En Belén, el Muro israelí ha cerrado negocios y ha separado familias una de la otra. En uno de los barrios, que rodea una casa en los tres lados, no se le permite a la familia usar su azotea o mantener sus persianas abiertas debido a la proximidad de el Muro de su casa. El Muro también se ha convertido en un mural de artistas y pintores de graffiti palestinos e internacionales. Muchas áreas residenciales han perdido su sentido de la privacidad como turistas vierten en Belén para capturar el arte graffiti o dejar su propia marca. Sin embargo, el caso más famoso, Qalqilia, una ciudad al noroeste de Ribera Occidental, ha sido completamente rodeada por el Muro, sólo hay dos pasos para miles de residentes. Las familias que viven cerca de el Muro ya no ven la puesta de sol o el amanecer. En todo la Ribera Occidental, el acceso de los agricultores a sus propiedades ha sido muy severo y muchos tienen que caminar varios kilómetros para llegar a su granja, mientras que otros tienen que esperar a los soldados para abrir la puerta y les permitan entrar sólo unas pocas veces al día. Muchos han abandonado sus tierras.

Graffiti en Belén, © Aria Fani

En referencia a la estructura de aproximadamente veinticinco pies de altura como una “valla,” Israel dice que el muro sólo sirve para los objetivos de seguridad y ha parado oleadas de atentados suicidas que se dirigen a sus ciudadanos. Muchos palestinos señalan que la mayoría de los terroristas suicidas han llegado desde dentro de Israel, es decir Nazaret. Es innecesario decir que el muro no está construido en su totalidad en las fronteras de 1967–la Línea Verde–y por consiguiente, ha acaparado el once por ciento de la tierra Palestina. Como la mayoría de las paredes, a pesar de los miles de millones de dólares invertidos en su construcción y vigilancia de la infraestructura-el Muro Israelí es incapaz de mantener a todos los “intrusos.” Infiltrados (2012), un documental premiado dirigido por Khaled Jarrar, sigue varios grupos de palestinos en su aventura de colarse a través de la pared y dentro del Este de Jerusalén. Algunos individuos que están familiarizados con la brecha del Muro pagan, con la esperanza de llegar a un lugar seguro y vigilado en el “otro lado.” El gobierno israelí no ha intentado llenar esas brechas por lo que plantea la cuestión de si el Muro sirve de medida seguridad.

Jovenes subiendo el Muro en Al-Ram, cerca de Ramallah, © Oren Ziv

El Muro Israelí es una extensión de las políticas y de la política de Israel de segregación; es sólo una parte de la ley de apartado de Israel en los Territorios Ocupados. Mientras que medio millón de colonos judíos están conectados a través de Israel sólo para judíos vías rápidas, los habitantes de la Ribera Occidental se enfrentan a restricciones de viaje y una mayor fragmentación de la tierra todos los días a través de asentamientos, carreteras de los colonos, bases militares, trincheras, barricadas, muros, cercas, alambre de púas, túneles.  Las interacciones entre las poblaciones judías y árabes se han minimizado, como resultado de las barreras de concreto que separadan las comunidades. Por ejemplo, muchos israelíes fueron a Masah, un pueblo de Salfit, para comprar muebles baratos y de buena calidad. Según NPR, “[n] los palestinos deben transportar mercancías sobre las barricadas instaladas por el ejército israelí, y el negocio se está muriendo.” En general, la militarización en la Ribera Occidental (West Bank) indiscriminadamente aterroriza y humilla a miles y millones de palestinos a diario mientras que confían en los actos de resistencia violenta para justificar su existencia por razones de “seguridad nacional.”

La frontera de EE.UU.-Mexico. REUTERS. © Mike Blake

Situado en un terreno diferente, las barreras entre México narran historias similares, revelan cicatrices idénticas. Erigiendo una serie de barreras a lo largo de la frontera de EE.UU. con México ha sido una de las principales estrategias del gobierno de EE.UU. para combatir “la inmigración ilegal y el terrorismo,” muy especialmente desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Con tres metros de altura, la primera fase de la barrera en California con el código “Operación Gatekeeper”—iniciado en 1993 a lo largo del Océano Pacífico hasta la Puerta de Entrada de Otay. Después, se agregaron cámaras de vigilancia, luces de estadio y la barrera se amplió. En 2006, el presidente George W. Bush firmó “La Ley del Cerco Seguro de 2006” en esta ley, señaló que “este proyecto de ley ayudará a proteger al pueblo estadounidense. Este proyecto de ley hará nuestras fronteras más seguras. Es un paso importante hacia la reforma migratoria.” Recientemente, en junio de 2013, el Senado aprobó un proyecto de ley integral de inmigración que constituye la construcción de 700 millas de muro a lo largo de la frontera México-Estados Unidos.

La costa de Tijuana-San Diego, © John Gibbins

 

El efecto destructivo de las barreras en las comunidades y los ecosistemas demuestra las actuales desconexiones entre las cámaras de aire acondicionado del Capitolio de los Estados Unidos y los paisajes naturales y sociales perjudicadas por dichas políticas. Queda exento del cumplimiento de las leyes ambientales, el Departamento de Seguridad Nacional que actúa en base a lo que considera “medidas de seguridad.” Durante décadas, los ecologistas han expresado su preocupación por la colocación de barreras en la frontera ya que está perturbando los ecosistemas y poniendo en peligro especies animales. Las barreras cortan a través de reservas de vida silvestre, la propiedad privada y el estado y los parques nacionales. Cientos de páginas de investigación de los ambientalistas mexicanos y estadounidenses reflejan el impacto devastador de estas barreras en cientos de plantas y animales, pero el gobierno de EE.UU. no parece interesarse por ninguna conclusión de su frontera sobre un examen serio de este tipo de estudios.

 “Vamos a ser la frontera más militarizada desde la caída del Muro de Berlín. Por eso creo que esta enmienda era muy importante”—Senador John McCain, Junio 2013

 

Al igual que en el caso de Palestina, las barreras de Estados Unidos y México son incapaces de impedir que la gente entre al “otro lado.” Pero son capaces de poner en peligro la vida de los trabajadores migrantes indígenas a esta región—conduciéndolos en lo más profundo del desierto muchos mueren de deshidratación. Además de la militarización de la frontera afectaría a seis millones de personas quienes le llaman a la frontera su casa en California, Arizona, Nuevo México y Texas, así como miles de trabajadores inmigrantes que han estado viviendo y trabajando en los Estados Unidos durante décadas y que desean visitar a sus familias. Según el Departamento de Estado, México es el primer socio comercial de Texas y el tercer socio comercial para el país en su conjunto, estas políticas no sólo alejan a un socio económico importante, sino también las relaciones sociales se oscurecen con nuestro vecino del sur. Mientras que San Diego es inaccesible para los inmigrantes mexicanos y centroamericanos, Tijuana, tercer municipio más grande de México, sigue dando la bienvenida a miles de estadounidenses que visitan cada semana por trabajo, ocio o turismo médico, así como cientos de trabajadores desplazados que buscan refugio después de haber sido deportado de los Estados Unidos.

Las barreras de Estados Unidos y México han desgarrado las comunidades indígenas, aparte de la conducción de un bloque físico entre ellos, transformando para siempre la identidad de su tierra. El Parque de la Amistad (Friendship Park) es un ejemplo; a la memoria de Pat Nixon, fue construido en 1971 en las colinas de San Diego (San Diego hills) para fomentar las relaciones entre los EE.UU. y México. Entonces, sólo la cerca de púas marcaba la frontera, ahora el Departamento de Seguridad Nacional ha construido un muro: una barrera de acero con una altura de seis metros, con postes de metal que siguen en el océano. Este lugar fue alguna vez para amigos y familias que venían a socializar entre sí en ambos lados, en los últimos años, el acceso al parque ha sido muy poco común. Jill Hoslin, profesor de la Universidad Estatal de San Diego (SDSU), describe estos cambios: el DHS “bloqueó el Parque de la Amistad y de repente los domingos sentía que visitaba a una prisión de máxima seguridad.” Después de meses de negociaciones con la Patrulla Fronteriza del Sector de San Diego, el Parque ahora está abierto al público los fines de semana. Una barrera construida para impedir la inmigración ilegal que en sí ha cruzado muchas fronteras, comunidades y familias. Una frontera, todas las fronteras (2010), una película documental de David Pablos, destaca cómo los mexicanos han integrado el Muro de la frontera en su vida cotidiana, tratando de superar su función principal, la segregación, mediante el desarrollo de nuevas relaciones con sus seres queridos que viven en “el otro lado.”

Hombre consola a un padre de luto en El Parque de la Amistad. Muchos han muerto por la violencia de Patrulla Fronteriza.  © David Maung

Se puede usted preguntar, ¿que conecta el Muro Israelí en Palestina con las barreras de Los Estados Unidos y México? Ambos Muros se han construido sobre la destrucción de la tierra y la vida comunitaria, y a ningún Muro se le ha dado la importancia de la existencia y necesidades de las personas cuyas vidas se ven afectadas. Ambas barreras obscurecen los temas críticos que se han quedado sin dirección y sin resolver: en el caso de Palestina, Israel es casi la mitad de una ocupación militar de un siglo, y en el caso de México, las políticas corporativas de la creación de NAFTA, la falta de mano de obra y los derechos civiles de los trabajadores migrantes y el apoyo de EE.UU. a la “guerra contra las drogas” que ha consumido la vida de más de 40.000 mexicanos desde 2006. Ambos Muros han nacido como resultado de climas xenófobos en contra de gente indígena y de alimentar a la industria de mil millones de dólares de los controles fronterizos. De hecho, Elbit Systems Ltd., un fabricante de electrónica de defensa con sede en Haifa, Israel, se le ha dado un contrato de varios millones de dólares para construir los mecanismos de vigilancia del muro fronterizo EE.UU., lo que es la misma empresa que permite a la ocupación israelí para controlar el movimiento de millones de palestinos en la Ribera Occidental (West Bank) y la franja de Gaza.

Graffiti en Belén, © Aria Fani

El espíritu del Muro de Berlín vive a través del Muro de Israel y las barreras de Estados Unidos y México. El cruce de Qalandia algún día seguira el destino de cruce de Charly en Berlin (Checkpoint Charlie), reduciendo a una réplica construida para los turistas curiosos, una visión de segregación histórica de Israel. Con cada inmigrante que salta por encima de la barrera de EE.UU.-México, las políticas y la política de segregación que marginan a las poblaciones indígenas y dependen de la xenofobia y la criminalidad para alimentar la cínica industria de control de las fronteras será cada vez más clara. Como estadounidenses, estamos atados a estos Muros, como seres humanos, a todos los muros.

_ _ _

Nacido en Irán, Aria Fani ha pasado tiempo viviendo y estudiando en Palestina y México. Tiene un B.A. en la literatura comparada y actualmente es un estudiante de doctorado en Estudios del Cercano Oriente en la Universidad de California, Berkeley.

Nacido en la ciudad de  México, David Guerrero Cruz tiene un B.A. en la literatura italiana de la Universidad Estatal de San Diego. Actualmente trabaja como maestro de primaria, David divide su tiempo entre México y San Diego.

Comments: 1

  1. Coralie says:

    Good point. I hadn’t thugoht about it quite that way. 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.